Día a día, mucho más en Facebook

19 de mayo de 2015

"PROMESA CUMPLIDA" en EL ECLIPSE DE GYLLENE DRAKEN





         Amigos, el escritor Pablo Martínez Burkett tuvo la gentileza de publicar mi relato "Promesa cumplida" en su blog, El Eclipse de Gyllene Draken.



18 de mayo de 2015

DONDE SE ESCONDE EL DIABLO: ¿Dónde se esconde el diablo?





            Seis nenas nacen el día seis del mes seis, confirmando una antigua profecía que indicaba que, con semejante portento, el diablo moraría entre los habitantes de Nueva Bethlehem, una comunidad que a fines del siglo XX y comienzos del XXI decide vivir como en tiempos de las colonias. El momento en que el diablo hará su aparición tiene una fecha específica: cuando las chicas cumplan dieciocho años. Entones, cinco de ellas morirán y una emergerá con el príncipe de las tinieblas en su interior.

            La historia de Donde se esconde el diablo (The Devil's Hand o Where the Devil Hides) transcurre días antes de que las cinco protagonistas (una murió apenas nacida) cumplan los dieciocho años. Entre el miedo de los vecinos, la suspicacia de Elder Beacon (algo así como el pastor-dirigente) y cierta atracción por el mundo exterior, las chicas ven acercarse su decimoctavo cumpleaños al tiempo que, una a una, empiezan a morir en circunstancias extrañas. Finalmente, Mary, una de las cinco, decidirá hacer algo antes de que la muerte la sorprenda, aunque eso signifique cuestionar todo el sistema de creencias de la comunidad.

            Con un suspenso endeble y una intriga que, a fuerza de buena voluntad, apenas logra intrigar, Donde se esconde el diablo pretende ser una historia de terror sin serlo realmente. Pero no todo es malo, siempre se puede encontrar una que otra manzana buena en el cajón de las manzanas podridas. Un ejemplo de esto es el modo en que aparece la idea del mal. Así, la presencia ubicua de la maldad hace que pensemos el título en modo interrogativo: ¿Dónde se esconde el diablo? La respuesta será desalentadora, ya que muchas veces el bien, en su afán por combatir a la oscuridad, se termina convirtiendo en eso que repudia. La historia humana nos brinda más de un ejemplo al respecto.

            La principal falta de Donde se esconde el diablo es la de intentar ser una película de terror. Una óptica distinta la hubiese podido convertir en una interesante reflexión sobre la modernidad, los vestigios de las antiguas creencias arraigadas en el corazón del hombre, el amor al bien, el rechazo al mal, la idea de Dios y una larga lista de etcéteras. Pero no, creyeron que con mencionar al diablo y agregar una que otra muerte espectacular las personas iban a sentir miedo. Error. El miedo es otra cosa. Es saber que el resguardo del bien es tan abominable como la amenaza del mal. Esto aparece en la película, pero lamentablemente queda relegado en pos de las mismas técnicas hollywoodenses de siempre.

            Una lástima.



Ficha técnica:
Título original: The Devil's Hand (Where the Devil Hides)
Año: 2014
Duración: 86 min.
País: Estados Unidos
Director: Christian E. Christiansen
Guión: Karl Mueller
Fotografía: Frank Godwin
Reparto: Rufus Sewell, Alycia Debnam-Carey, Colm Meaney, Thomas McDonell, Adelaide Kane
Productora: LD Entertainment


15 de mayo de 2015

PETITE MORT, de Matías Bragagnolo




«Nadie es inocente, estamos rodeados de perversos en potencia.»
Matías Bragagnolo, Petite morte


- Una novela que perturba

El argumento, en sí, es bastante simple: Eduardo, un vendedor ilegal de pornografía, recibe un encargo más que singular, debe conseguir un video snuff (películas en las que muere de verdad una persona durante la filmación, generalmente después de haber sido torturada o violada) para un excéntrico millonario. La recompensa, un millón de dólares. Su respuesta, un rotundo no. Pero el millonario no está acostumbrado a recibir negativas, por lo que (al mejor estilo de El padrino) hará una oferta que el vendedor no podrá rechazar, una oferta que comprometerá la integridad y la vida de sus hijos. Después de eso, no quedará mucho por considerar.

            Como dije, el argumento de Petite mort de Matías Bragagnolo es bastante simple, pero no por eso la novela es, ella misma, simple. Lo que ocurre es que Petite mort no es sólo una novela, es un cruce interesante de registros: nos encontramos con una entrevista, un guión cinematográfico, un trabajo práctico para un taller de la carrera de Licenciatura en Cinematografía y, por supuesto, una tradicional narración en primera persona. Todo esto integrado en un detallado estudio sobre el mito snuff y el cine porno. Visto en su conjunto, Petite mort es una exégesis sobre el mundo y la industria de la pornografía, a la vez que un estudio sobre el (supuesto) cine snuff, desde sus orígenes hasta la actualidad. Pero, incluso, con esto me quedo corto, ya que este libro también es una enorme galería de las perversiones humanas (perversiones presentadas como reales, extraídas de crónicas periodísticas y de resonantes casos policiales). Con impresión, muchas veces hasta con repulsión, seremos testigos de lo peor de la naturaleza humana.

            ¿Me gustó la novela? Una pregunta difícil de responder. Primero, porque no creo que se trate de una novela concebida para «gustar». Y segundo, porque es difícil disfrutar de aquello que nos perturba o nos da asco. Sin lugar a dudas se trata de una novela interesante, bien escrita e inteligentemente armada, que traerá más de una pesadilla al lector. Por momentos puede volverse un poco lenta (en especial si el lector no es un cinéfilo declarado o un seguidor del porno), pero esas breves mesetas pasan con rapidez y la historia vuelve a tomar sus cauces, en un recorrido vertiginoso.

            Para terminar, me gustaría simplemente insinuar (me niego a hacer un spoiler) que a la combinación de registros se le suma un trabajo más que atractivo con los géneros literarios. ¿Novela porno? ¿Relato negro? ¿Ciencia ficción? ¿Todo eso junto? Léanla y decidan ustedes mismos… Si se animan, claro.


***

Sobre el autor: Matías Bragagnolo nació en la ciudad de La Plata en 1980. De profesión abogado, publicó ensayos, cuentos y poemas. Petite mort, finalista del Concurso Extremo Negro – BAN! 2013, es su primera novela.


14 de mayo de 2015

LOS HOMBRES MALOS USAN SOMBRERO



     Amigos, anden con cuidado, los hombres malos ya están sueltos...

     Ya pueden comprar Los hombres malos usan sombrero escribiendo al mail de distribución de la Editorial Muerde Muertos: malpascal@yahoo.com.ar

     La semana que viene, en GALERNA LIBROS.




10 de mayo de 2015

A PURO LOVECRAFT, ASHTON SMITH Y HOWARD





            Hoy, en el 2° Encuentro Internacional de Literatura Fantástica realizado en la Biblioteca Nacional, se llevó a cabo la exposición «LOS 3 MOSQUETEROS DE WEIRD TALES». Durante aproximadamente dos horas, los fanáticos de la literatura de horror pudieron disfrutar de una serie de sugestivas observaciones sobre la vida y la obra de tres autores de culto: Howard Phillips Lovecraft, Clark Ashton Smith y Robert Howard.

La velada fue inaugurada por Pablo Martínez Burkett, que hizo un recorrido más que interesante por la biografía de Lovecraft, iluminando, a partir de las sombras que se desprendían de ella, sus escritos. A continuación, Claudio Díaz introdujo a los oyentes en el trabajo de un autor poco recordado, Clark Ashton Smith. La pasión con la que habló, sumada a la elocuencia de sus argumentos, despertó el interés de los oyentes hasta el punto de que las preguntas sobre dónde y cómo conseguir los cuentos de Ashton Smith resonaron por toda la sala. Por último, José María Marcos disertó sobre Robert Howard, un autor que murió joven (se pegó un tiro cuando tenía apenas 30 años) pero dejó mucho. A partir de un análisis de la estética y de la naturaleza de los escritos de Howard, José María Marcos demostró lo que la cultura popular del siglo XX y XXI le debe a este autor nacido en Texas, desde la serie de televisión Thriller (década del ‘70) hasta el cine de terror contemporáneo, pasando por Alfred Hitchcock y la literatura de J. R. R. Tolkien y Stephen King, entre muchos otros ejemplos.

Un momento que sin lugar a dudas podemos llamar «fantástico». Buena literatura, buenas ideas y buena compañía… Y un montón de monstruos acechando en la oscuridad, por supuesto.