Día a día, mucho más en Facebook

15 de junio de 2019

LA CAÍDA DE DIOS







          A lo mejor, Dios no es lo que pensamos. A lo mejor, Dios es masoquista. Si realmente ama a la criatura humana, entonces el sufrimiento que ella padece (y que Dios permite) no es más que el sufrimiento que Dios se inflige a sí mismo, como expiación por alguna falta que todavía no se deja superar (¿qué mayor dolor, en efecto, que ver sufrir a quien se ama?). Si Dios es amor (1 Jn 4, 16), entonces tal vez su falta sea, justamente, amar. Un Dios no debería permitirse amar. Amar es negarse, rebajarse, humanizarse (por un otro). Para un Dios, eso es sin duda una falta, que viene a sumarse a la primera: la misma Creación. Así, un Ser perfecto (Dios) comete la falta de crear algo imperfecto (el Hombre) y, para colmo de males, lo ama, segunda falta imperdonable. La Caída no es la desobediencia de Eva y Adán, es el autodescubrimiento de Dios como "Ser-que-ama", es decir, como "Ser-imperfecto", "Ser-caído" (de acá también la razón por la cuál, tal vez, Satanás, que no ama, abandona a su Creador). Por eso Dios expulsa al Hombre del Paraíso, para tenerlo lejos, como el amante que echa a su amada no porque no la ama, sino porque la ama demasiado. Pero, como ese amante, Dios siempre vuelve al Hombre, para ver su dolor, para lastimarlo, para lastimarse.


Lucas Berruezo



No hay comentarios:

Publicar un comentario